Membrillos

Asociamos al membrillo con el otoño, la cocina casera, el comienzo del frio…

El membrillo es originario de Asia y pertenece a la familia de las Rosáceas. Antiguamente se pensaba que era un tipo de manzana.

Entre las propiedades del membrillo podemos destacar su elevado contenido en fibra, pectinas, taninos y antioxidantes (polifenoles), sustancias que se mantienen aun después de cocidos. Además es rico en minerales como potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y manganeso. 

Los primeros membrillos aparecen en los mercados a principios de otoño y se mantienen hasta principios del invierno. A la hora comprarlos hay que elegir los que presenten aspecto carnoso, con la piel totalmente amarilla. Debemos comprobar que estén maduros, pero sin que cedan a la presión de los dedos y también que no tengan golpes.

Por su sabor ácido y su astringencia es muy poco común que se  los consuma crudos. Es por ello que a continuación les dejamos una receta para poder aprovecharlos al máximo.

DULCE DE MEMBRILLO EN BARRA

Ingredientes

  • 2 kg de membrillos
  • 1 y ½ litros de agua
  • jugo de 1 limón
  • 1 y ½ kg azúcar
  • aceite neutro o manteca
  • papel manteca o film

Preparación

  • Lavar muy bien los membrillos con abundante agua y ayudándose con un cepillo si fuera necesario.
    • Cortar los membrillos en 4 o 6 trozos. No pelarlos. Retirarles el centro (descorazonarlos).
    • Colocar en una olla y agregar el agua y el jugo de limón. Llevar a fuego fuerte hasta que rompa el hervor. Luego mantener hervor suave y cocinar durante 45 minutos aproximadamente, hasta que se ablanden.
    • Pasar la pulpa por un colador chino, pisapapas o minipimer hasta obtener un  puré o pasta de textura uniforme, sin grumos.
    • Colocar la pasta en una olla limpia y agregar el azúcar.
    • Calentar y dejar que hierva a fuego suave durante 1 hr aproximadamente, hasta se torne espesa y adquiera color. Debemos de ir removiendo con una cuchara de madera para que no se pegue al fondo, y se vaya cocinando de una manera homogénea. La cocción termina cuando la cuchara de madera se mantiene parada en el centro de  la olla.
    • Retirar del fuego y dejar enfriar aproximadamente por 15 minutos.
    • Untar un molde rectangular con aceite neutro o manteca y colocar un papel manteca o film.
    • Verter el dulce alisando bien la superficie y emparejando el molde.
    • Cubrir con film o papel de aluminio y dejar enfriar a temperatura ambiente.
    • Desmoldar y conservar en heladera envuelto en film o recipiente cerrado.

Departamento IACTA-ISETA

consultas: iacta@iseta.edu.ar